La leptospirosis es una enfermedad infecciosa generalizada, de curso agudo y de distribucion mundial, producida por diversas serovariedades de la bacteria Leptospira sp. Muchas especies de mamiferos son susceptibles, entre ellos el hombre,los reservorios mas comunes son los caninos y los roedores. En los bovinos se caracteriza por trastornos  de tipo reproductivo, disminucion de la produccion de leche o provocar una enfermedad sistemica.

En los bovinos es responsable de trastornos de tipo reproductivo (abortos, mortinatos, nacimientos de crías débiles, infertilidad, entre otros), de disminución en la producción de leche (mastitis) o de causar una enfermedad sistémica (hemoglobinuria, ictericia, trastornos renales y muerte). En el hombre puede ocasionar una enfermedad tan severa que de forma aguda llega a producir la muerte.

Etiologia: Es causada por una bacteria del género leptospira, las cuales son GRAM negativos, aerobios obligados y móviles. En medicina veterinaria las especies y serovares mas importantes son las siguientes: L. interrogans (bratislava, canicola, icterohaemorrhagiae y pomona), L. borgpettersenii (hardjo) y L. kirschneri (gripptyphosa). En Venezuela, la leptospirosis en los bovinos es causada mayormente por los serovares ballum, canicola, icterohaemorragiae, hardjo, pomona y grippotyphosa.

Epidemiologia: La leptospirosis tiene distribucion mundial. La humedad es el factor mas importante que rige la sobrevivencia de la bacteria: puede sobrevivir hasta 180 dias en suelos saturados de agua. Presenta dos formas de transmicion: -Directa, por contacto con orina, descargas uterinas, restos de placenta, por contacto sexual o por via transplacentaria. – Indirecta, por consumo de pastos, agua o alimentos contaminados. Aunque en bovinos la mortalidad es baja, la morbilidad es elevada, pudiendo llegar al 100% de los animales expuestos. En los animales jovenes la mortalidad es mayor que en los adultos. Las cifras de abortos (que pueden llegar a un 30%), la disminucion de la produccion de leche, la muerte de animales y los elevados costos de diagnostico y tratamiento hacen que esta sea una de las enfermedades que causa  mayores perdidas economicas en los rebaños bovinos
Los roedores infectados son importantes en la transmisión, no sufren la enfermedad, pero son capaces de excretar leptospiras por la orina a lo largo de su vida.

Signos Clinicos: La leptospirosis se caracteriza por septicemia, fiebre alta de 40,5 a 41,5 C, anorexia, congestion pulmonar, petequias en mucosas, depresion, anemia hemolitica con hemoglobinuria, ictericia y palidez dela mucosa, aborto en el primer tercio de gestacion, produccion de leche sanguinolenta.  Puede presentarse en forma aguda, sub-aguda o cronica.

Leptospirosis Aguda. Se asocia frecuentemente a infecciones del serovar pomona en animales menores a un año de edad, cursando con septicemia, anemia hemolítica y hemoglobinuria, congestión pulmonar; en ocasiones meningitis, con elevada mortalidad. Cuando se presenta en vacas lactantes hay disminución de la producción de leche y la secreción láctea es de color rojo, con presencia de coágulos de sangre debido a las lesiones vasculares. Ocurre con frecuencia el aborto debido a una reacción general.


Leptospirosis sub-aguda. Se asocia a infecciones con el serovar hardjo, sin la pre- sentación de signos clínicos.


Leptospirosis crónica. Se manifiesta por signos clínicos que pueden quedar restringidos al aborto en el último tercio de la gestación de un gran número de vacas y novillas. Este hecho acontece en un corto período de tiempo, razón por la cual se describen como tormentas de abortos. Usualmente otros signos clínicos son inaparentes. En esta forma de la enfermedad ocurre infección fetal seguida del aborto, nacimientos de becerros prematuros débiles o pueden sobrevenir becerros clínicamente normales pero infectados. Generalmente la vaca que aborta presenta retención de membranas fetales. Se puede observar un síndrome de infertilidad en hembras que presentan infección persistente del tracto reproductivo o en aquellas que se infectan cerca o en el momento del servicio. Suelen corresponderse a infecciones por los serovares pomona y hardjo.


Diagnostico: El diagnóstico de la leptospirosis es complicado ya que presenta variaciones que dificultan la interpretación de los resultados si no se conoce la epidemiología, patogenia y clínica de la enfermedad. Por ello, el diagnóstico se debe basar en la combinación de una buena historia clínica y las pruebas de laboratorio. Para realizar un diagnóstico confirmativo se debe demostrar la presencia de leptospiras (cultivos, PCR) y/o la determinación de anticuerpos contra leptospiras (serología). Las formas agudas y subagudas de la leptospirosis en los bovinos deberan ser diferenciadas de la babesiosis, anaplasmosis, hematuria enzootica, y hemoglobinuria bacilar. Cuando el aborto es el unico signo presentado se debe tener en cuenta: brucellosis, campilobacteriosis, tricomoniasis, rinotraqueitis infecciosa bovina y diarrea viral bovina.


Tratamiento, prevencion y control: El control de la leptospirosis está basado en la prevención, vacunación y tratamiento y deben tomarse en cuenta los siguientes puntos:
•    Tratamiento de todos los casos clínicos de leptospirosis y vacunación simultánea. •    Vacunación sistemática de todo el rebaño, principalmente animales en etapa reproductiva si los problemas radican en el aparato genital.
•    Realizar exámenes rutinarios a los toros usados en los programas de monta natural o inseminación artificial.
•    Usar toros de comprobada calidad (certificados sanitarios).
•    Tener el mayor cuidado posible en el manejo de los productos biológicos (bacterinas) para garantizar la buena inmunización del rebaño.
•    Evitar en lo posible la contaminación del agua de bebida y alimento. Esto se logra con la construcción de bebederos altos, eliminar el acceso a beber en  lagunas, evitar corrales aguachinados, controlar los roedores, animales silvestres y domésticos (perros, gatos, etc) en los bebederos y almacenes de alimentos.
•    Desinfectar las áreas donde hayan permanecido animales enfermos.

Existen dos estrategias básicas para el control de la leptospirosis y la elección de una u otra dependerá de la correcta interpretación del diagnóstico y del estado epidemiológico de la finca:
1. Erradicación de la enfermedad combinando la identificación de los portadores con un tratamiento sistemático de los mismos. La desventaja de éste método radica en que los animales, una vez “limpios” quedan expuestos a nuevas infecciones por la presencia de la leptospira en el medio ambiente (agua, animales silvestres, roedores y animales domésticos portadores). Además, es un sistema costoso por la cantidad de antibiótico que hay que emplear.
2. Control por vacunación del rebaño y tratamiento estratégico de los animales con forma clínica. La vacunación contra la leptospirosis es la práctica mas utilizada para el control de la enfermedad. Las vacunas disponibles actualmente en el país son bacterinas inactivadas químicamente adicionadas de un adyuvante y que contienen varios serovares. La inmunidad a la leptospirosis es principalmente de tipo humoral y los anticuerpos producidos se consideran protectores. El uso de las bacterinas contra leptospirosis produce protección contra un serovar específico por un período que varía entre 2 a 5 meses. Es necesario destacar que los animales vacunados rechazan la infección sin modificar su perfil serológico, es decir, puede estar protegidos por la vacuna pero en las pruebas diagnósticas siempre aparecerán como positivos.

El tratamiento de la leptospirosis depende de la forma clínica que se presente en el rebaño:
1. Forma aguda: se recomienda sulfato de dihidroestreptomicina  a la dosis de 25 mg/Kg de peso corporal una vez al día por 3 a 4 días. Para combatir la anemia y otras alteraciones causadas por la enfermedad se recomienda el uso de soluciones electrolíticas balanceadas, vitaminas del complejo B y protectores hepáticos por 3 a 5 días. Puede pensarse en realizar una transfusión sanguínea si la vida del animal se encuentra comprometida.
2. Forma subaguda: se basa en el uso de sulfato de dihidroestreptomicina  a la dosis de 25 mg/Kg de peso corporal un solo tratamiento por vía intramuscular.
3. En vacas con problemas de abortos, toros afectados y nacimiento de becerros débiles: se recomienda el uso de sulfato de dihidroestreptomicina  a la dosis de 25  a 30 mg/Kg de peso corporal una o dos veces al día por 3 días y vacunar con el primer tratamiento.
4. En becerros neonatos débiles, bajos de peso o prematuros: se aconseja el mismo tratamiento que en el punto 3 además de cuidados de soporte como soluciones electrolíticas, vitaminas del complejo B y atención del alojamiento y alimentación.

Una alternativa a la estreptomicina (la cual esta en desuso en muchos paises) es el uso de tetraciclina u oxitetraciclina, que es efectiva si es suministrada tempranamente en casos agudos. La oxitetraciclina, amoxicilina y enrofloxacina pueden ser efectivas en casos cronicos. Asimismo son recomendadas transfuciones de sangre si la anemia llega a alcanzar niveles criticos.  
La vacunación de estos grupos de animales queda a criterio del Médico Veterinario; los títulos alcanzados por la vacunación pueden interferir con los resultados serológicos cuando se quieren muestrear tempranamente. En rebaños cerrados, la vacunación debería realizarse anualmente, mientras que en rebaños abiertos debe hacerse cada 6 meses. Los animales de nuevo ingreso a la finca deben vacunarse y tratarse simultáneamente con los antibióticos recomendados. Las vacunas para prevenir la infección por el serovar hardjo en el ganado bovino, parecen ser poco efectivas ya que estimulan la inmunidad de corta duración (menor a dos meses); esto sugiere que la vacunación del ganado en áreas de alta incidencia de este serovar, debe practicarse la vacunación 3 a 4 veces por año y en áreas de menor incidencia la vacunación semestral o anual parece ser suficiente. La variación en la efectividad de las vacunas contra hardjo puede ser resultado de la composición de la vacuna, las condiciones de manejo de la finca y la patogenicidad de la cepa presente en el rebaño.


Fuentes Consultadas:
-Veterinary Medicine. O.M. Radostits. 10th Edition

-Merck Veterinary Manual. 9th Edition.
-Diagnóstico, Tratamiento y Control de la Leptospirosis Bovina Karen Clerc P. MV., MSc. Universidad Central de Venezuela Facultad de Ciencias Veterinarias.
-Leptospirosis. Dubraska Diaz. Universidad del Zulia. Facultad de Ciencias Veterinarias. Manual de Ganaderia de Doble Proposito 2005.